¿Qué hacer cuando si tu perro se atraganta con un hueso?

Si hay algo que sabemos sobre los perros, es que comen cualquier cosa que puedan ponerles las patas encima. Aunque la mayoría de las veces es inofensivo, hay casos en los que comen algo que no deberían. Y uno de esos casos son los huesos de pollo. Aquí te diremos qué hacer cuando si tu perro sea atraganta con un hueso:

Si su perro comió o se tragó un hueso de pollo, esto es lo que debe hacer.

Una cosa a tener en cuenta es que los huesos cocidos son peligrosos para los perros, no los crudos. De hecho, los huesos crudos, incluidos los huesos de pollo, son beneficiosos para los perros.

Proporcionan calcio y fósforo junto con otros nutrientes y minerales. Los huesos también estimulan la producción de enzimas salivales que mantienen limpias las encías y los dientes, además de proporcionar estimulación mental y física. Sólo asegúrese de supervisar a su perro si está royendo un hueso crudo.

Sin embargo, los huesos de pollo cocidos deben evitarse a toda costa, a menos que estén específicamente etiquetados como “seguros para los perros”.

Los huesos cocidos están secos y quebradizos. Si su perro está masticando uno, puede agrietarse y astillarse fácilmente, lo que puede provocar cortes en la boca o en las encías. Incluso puede causar asfixia, lesiones internas, órganos perforados o incluso la muerte.

En caso de que su perro se coma un hueso de pollo cocido, esto es lo que usted debe hacer:

Cuando se apoderan del hueso:

Si atrapó a su cachorro justo en el momento en que agarró el hueso, asegúrese de que no esté alojado en su garganta. Usted sabrá que está atascado allí si comienzan a amordazarse, a vomitar, a beber agua en exceso, a lamerse los labios, a caminar ansiosamente o a tener dificultad para sentarse.

Si aún no está alojado en la garganta, retire el hueso de la boca tan pronto como sea posible.

Cuando se tragaron el hueso:

Si sabe que su perro ya se ha tragado el hueso, vigile sus síntomas. Si no se están ahogando o están en peligro, lo más probable es que estén bien. Sin embargo, es importante que vigile a su perro durante los próximos días.

Para ayudar a que el hueso pase a través de sus heces sin ningún problema, trate de darles algo suave -como pan blanco- que actúe como un cojín estomacal. Esto ayudará a proteger el delicado revestimiento digestivo de los arañazos.

Es importante vigilar a su perro para detectar signos de obstrucción gástrica o intestinal. Algunos de estos signos son:

  • Vomitar
  • Falta de voluntad para comer
  • Letargo
  • Un vientre doloroso

Debes ver a tu veterinario inmediatamente si tu perro muestra alguno de estos signos.

Dado que sus órganos internos son tan delicados, es importante que vigile de cerca a su perro durante las próximas 12 a 72 horas. Si muestran signos de heces sanguinolentas, estreñimiento, estómago hinchado, vómitos o comportamiento ansioso y nervioso, llévelos al veterinario inmediatamente. Además, si el hueso no ha pasado a través de sus heces dentro de las 72 horas, hágalo examinar por el veterinario.

La prevención es la mejor manera de asegurarse de que su perro no se agarre a un hueso de pollo cocido. Asegúrese de tener un bote de basura a prueba de perros y mantenga los restos de comida fuera de su alcance.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*